eug|

revistas electrónicas de la Universidad de Granada



Un manuscrito sefardí de medicina en Estambul, s. XVII: el Canon de Avicena y otros textos (Manuscrito Fr 3172 de la Biblioteca Nacional de Israel)*

A Judeo-Spanish Manuscript on Medicine from Istanbul (17th Century). Ibn Sina´s Canon of Medicine and other texts (Ms. Fr 3172, The National Library of Israel)

Lola Ferre

dferre@ugr.es

Universidad de Granada

ORCID 0000-0003-4373-316X

Recibido: 08-10-2018 | Aceptado: 05-11-2018

http://dx.doi.org/10.30827/meahhebreo.V67i0.1001

Resumen

El propósito de este artículo es la descripción de un manuscrito de la Biblioteca Nacional de Israel, el Fr 3172. Contiene un tratado médico escrito en judeo-español por un autor o traductor sefardí. Según el catálogo del Institute of Microfilmed Hebrew Manuscripts (IMHM) se trata de una traducción del Canon de Avicena, pero en realidad es un texto complejo con unas partes en las que efectivamente el autor sigue el Canon de Avicena, y otras secciones que parecen ser una obra original donde el autor refleja su experiencia como médico. De acuerdo con la descripción del catálogo del IMHM fue escrita en Estambul en el s. XVII.

Palabras Clave: Canon; Avicena; historia de la medicina; judeoespañol; sefardíes; Edad Moderna; Imperio otomano.

Abstract

The purpose of this article is the description of a manuscript in the National Library of Israel. It contains a medical treatise written in Judeo-Spanish by a Sephardic Jew. According to the catalogue of the Institute of Microfilmed Hebrew Manuscripts (IMHM), the manuscript is a translation of the Canon of Avicenna but in reality it is a complex text, parts of which follow the Avicenna’s Canon and other sections that seem to be an original work based on the author’s own experience as a physician. The IHMH catalogue states that the work was written in Istanbul in the 17th century.

Keywords: Canon; Avicenna; history of medicine; Judeo-Spanish; Sephardic Jews; Early Modern Age; Ottoman Empire.

* La investigación de este artículo ha sido realizada en el marco del Proyecto de Investigación "Lengua y Literatura del Judaísmo Rabínico y Medieval" (FFI2016-78171-P), financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, y Fondos FEDER.

cómo citar este trabajo | how to cite this paper

Ferre, L. (2018), Un manuscrito sefardí de medicina en Estambul, s. XVII: el Canon de Avicena y otros textos (Manuscrito Fr 3172 de la Biblioteca Nacional de Israel). Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos. Sección Hebreo, 67: 63-85. doi: 10.30827/meahhebreo.V67i0.1001

1.Introducción

Benjamin Richler, que fuera director del Institute of Microfilmed Hebrew Manuscripts (IMHM) de la Biblioteca Nacional de Israel, me dio a conocer la existencia de un manuscrito en español del Canon de Avicena. Ambos habíamos trabajado en su traducción hebrea medieval (Richler 1982, Ferre 2003) y esta versión en judeoespañol suponía una novedad en la transmisión del Canon y una valiosa aportación al fondo de textos médicos en judeoespañol. Naturalmente me interesé por la obra y decidí hacer una lectura que me permitiera encontrar las partes traducidas del Canon. 1

Este primer acercamiento ha revelado que es mucho más que una traducción de la famosa obra aviceniana. Se trata de un texto que efectivamente tiene partes que coinciden con el Canon pero también contiene lo que parece ser la obra original de un autor sefardí que escribe en Estambul en el siglo XVII, según la descripción del catálogo del Institute of Microfilmed Hebrew Manuscripts (IMHM).

Es un texto original en el marco de la literatura en judeo-español, a juzgar por los repertorios de literatura sefardí que suelen recoger obras religiosas, literarias, y en alguna ocasión filosóficas, pero rara vez científicas 2; es también una obra muy interesante como fuente de información sobre la recepción de la herencia clásica y medieval en la Edad Moderna y, particularmente, en una población muy concreta: la comunidad sefardí en el Imperio otomano y no menor interés histórico guardan la descripción de un tipo de organización médica llamada la “junta”; por último, puede ser una valiosa contribución para enriquecer la rica tradición de estudios de textos médicos antiguos en español, añadiendo una variante singular al tratarse de un texto escrito en judeo-español 3.

Una de las primeras decisiones que hube de adoptar para hacer esta descripción fue cómo presentar el texto en el artículo. La disyuntiva estaba entre una transcripción a letra latina, muy habitual en las publicaciones de textos sefardíes, o bien editar el texto en su forma original, en letra hebrea, y “traducirlo” al español actual, decidiéndome por esta última. En futuras publicaciones se podrá contemplar otras opciones pero para el propósito introductorio de este trabajo, considero adecuada la fórmula elegida.

La identificación de los textos de referencia no ha sido un problema menor. De un lado están las citas del propio autor y del otro la que parece ser la fuente principal: el Canon. Hay evidencias de que el autor bebe de textos latinos si bien menciona también la versión hebrea del Canon. Nos encontramos ante una obra que gozó de la mayor difusión en las lenguas científicas, árabe y latín, y también en hebreo 4. Tras consultar varias ediciones latinas con la traducción de Gerardo de Cremona, me he decantado como referencia principal por la última, Venecia de 1608, por ser la más cercana en el tiempo a la fecha de composición de la presente obra (Canon 1608) 5. Si bien he comparado los textos con otras dos ediciones también impresas en Venecia en los años 1490 y 1515. Para la nomenclatura latina para los títulos de obras de Hipócrates y Galeno, he recurrido a una obra clásica, la de John Redman Coxe (1846) que además ofrece una clasificación y breve comentario de cada una de las obras.

2.Contexto de la obra

La presencia de un número importante de médicos judíos de origen sefardí en la Turquía otomana desde el siglo XV ha sido puesta de manifiesto por diferentes autores. Ya en 1938 Abraham Galante escribió una breve obra Médecins Juifs au service de la Turquie que recoge listados de médicos en ejercicio bajo los diferentes sultanes. Harry Friedenwald escribió varios artículos sobre judíos que como cristianos nuevos pudieron estudiar en la universidad y ejercer la profesión junto a miembros de élites religiosas o cortes reales, muchos de los cuales viajaban por Europa con bastante libertad 6. No pocos acabaron llegando a tierras otomanas, donde no sólo cambiaron sus nombres cristianos y practicaron abiertamente el judaísmo, sino que llevaron su formación y experiencia médica.

Rhoads Murphy hace un buen resumen de la contribución de los judíos a la medicina otomana. En relación al siglo XVII, Murphy cuestiona la opinión de otros autores sobre un supuesto cese de la inmigración judía desde occidente al Imperio otomano y que como consecuencia de ese cese la aportación de los médicos judíos hubiese disminuido. Por el contrario, describe una situación de intercambio entre occidente y oriente, donde sigue habiendo un flujo importante de médicos judíos hacia el Imperio otomano, pero también otros nacidos allí y que viajan a Europa para completar su formación, manteniéndose así abiertos los canales de comunicación científica 7.

Dos buenas razones animan a estos judíos, en gran proporción de origen hispano y portugués, a asentarse en las ciudades otomanas que le brindaban libertad y tolerancia junto a oportunidades económicas.

No he encontrado en estos estudios referencias a obras de medicina escrita en judeoespañol en esta época, excepto la de Daniel de Ávila Gallego, judío de origen converso de Salónica que declara haber estudiado en la universidad de Salamanca y que a comienzos del s. XVII escribió en judeoespañol la obra médica Diálogo del colorado, cuya edición me ha sido de extraordinaria utilidad (Romeu Ferré 2014).

Es en este ambiente donde se escribe la obra de la que nos ocupamos.

3.Descripción del manuscrito

De acuerdo con la ficha del manuscrito del IMHM se trata del manuscrito Fr 3172, que pertenece a la Biblioteca Nacional de Israel en Jerusalén. La signatura Fr remite a la colección del gran historiador de la medicina Harry Friedenwald 8.

Avicena aparece como el autor del manuscrito, fechado en hacia la mitad del s. XVII y escrito en la ciudad de Estambul. En varios folios (55v, 56r, 64v, 67v) aparece lo que puede ser la firma del dueño, Samuel de Módena.

El manuscrito ha recibido otro nombre: Lanfranquina, debido a que el folio 161r, en hebreo y en una letra diferente, contiene la primera página de un Libro de Lanfranco (ספר ליאון פראנקו הקצר) 9.

El manuscrito está numerado con números arábigos en la parte superior izquierda del folio recto, y también en la parte superior aparece un encabezamiento con la parte en que se encuentra el texto, si bien no en todos los folios. El texto judeoespañol ocupa prácticamente la totalidad del manuscrito, desde el folio 1r hasta el 160r, 160v está en blanco y el folio 161r a 162r son fragmentos en hebreo de la obra de Lanfranco mencionada. Otra interpolación de páginas en hebreo se encuentra entre los folios 68r a 69v con un texto sobre digestiones (סדר ד" עיכולים).

Teniendo en cuenta el recto y verso de cada folio, hablamos de un texto de casi 380 páginas, con intercalación de algunos folios en blanco ya mencionada. (70r a 72v, 119)

Cada folio tiene entre 37 y 40 líneas, y son frecuentes las anotaciones en los márgenes derecho o izquierdo, también la intercalación entre las líneas de palabras o sílabas para corregir errores.

Como es habitual en los manuscritos que contienen obras de medicina la letra es del tipo cursivo. El estado de conservación es en general bueno excepto algunas manchas ocasionales que impiden ver alguna letra, sílaba o palabra pero rara vez toda una frase.

4.Contenido del manuscrito 10

De acuerdo con la propia declaración del autor en el prólogo que da comienzo al manuscrito, ésta es una obra ambiciosa que trata de abarcar al mayoría de los conocimientos necesarios para el médico y se despliega a lo largo de siete libros. Sin embargo, debo advertir que el manuscrito contiene sólo el primero de estos siete libros.

El prólogo abarca del folio 1r a 2v y se ha titulado “Plática sobre las causas que me mueven a hacerme médico” (פלאטיקה שו[ב']רי לאש קאב'זאש קי מי מוב'ין אזירנוש מידיקו)

El autor se dirige a su hijo y afirma que es voluntad de Dios que aprenda medicina por la ausencia de médicos bien formados en la ciudad:

Veo claramente que es Su voluntad que aprendáis medicina y que os hagáis grande en ella. Prueba de esto, y la primera razón, es la gran falta que ciertamente veo que tiene hoy esta ciudad de médicos que sepan debidamente la ciencia porque observo que no hay en ella hombre que legítimamente y como es debido haga el oficio.

ויאו קלארה מינטי קי איש שו וילונטאד קי אפרינדאש' לה מידישינה אי קי בוש אגאש גראנדי אין אילייא. פרוב'ה איש די אישטו אי לה פרימירה ראזון לה פאלטה גראנדי קי ויאו שיירטה מינטי קי טייני אויי אישטה שיבדאד די מידיקוש קי שיפאן דיב'ידה מינטי לה שינסיא פורקי נו אינטיינדו קי אה אין אילייא אומרי קי ליג'יטימה מינטי אי קומו איש דיוידו אגה איל אופישיו.

Hay una primera referencia a Avicena como la fuente de conocimiento fundamental y atribuye la ignorancia que detecta entre los profesionales de la ciudad al problema de la traducción, citando una traducción hebrea y una versión aljamiada en árabe con letra hebrea.

Y en cuanto al Avicena que leen, los hace más y más errar. De una parte porque el que está traducido 11 en nuestra lengua santa cotejado con el latino, que está visto y concordado con el árabe, diferentes yerros. De otra, parece que el autor lo copiase en la lengua árabe y también en la nuestra, y lo tradujo tan oscuro que pocos médicos hay en esta ciudad, o ninguno, que me dijese si hay alguna vez un significado que concuerde con el latino.

אי קואנטו אל אבישינה קי מילדאן לוש אזי מאיש [ט]אש ייראר לו אונו פורקי איל קי אישטה טרישלאדאדו אין נואישרה לואינגה שאנטה קוטיגאדו קון איל נואישטרו לאטינו קי אישטה טאנביין וישטו אי קונקורדאדו קון איל אראבי שי אלי אן אליין דיפ[ירי]נטוש יירוש אי לו אוטרו קי פארישי קיל אאוטור קומו פוקו קופיאוזי אין לה לינגואה אין אראביקה אי [טא]נביין אין לה נואישטרא נו מוי פרונטו לו טרישלאדו טאן אושקורו קי פוקוש איי די לוש קי אין אישטה שיב'דאד וידי מידיקוש או נינגונו קי מי דיש'י שי אונה ויש אונה הבנה קי קונקורדאשי קון איל לאטינו.

11 11

A lo largo del texto, su autor siempre se refiere a “la ciudad”. No he encontrado aún mención expresa a Estambul y, en cambio, sí a Salónica. Puede ser que en el contexto en que escribe, Estambul fuese “la ciudad” por antonomasia.

Una parte importante del prólogo es la descripción del contenido de la obra que divide en siete partidas. Las primeras de estas partidas no se atribuyen a Avicena ni a otro autor conocido. No hay indicios de que sea fruto de la traducción sino la creación original de un autor, de momento, anónimo.

- La partida primera contiene en sí un tratado con 3 capítulos en los cuales se contiene como hemos dicho el modo de estudiar los autores y la medicina; la Œconomía medici cum ægroto, y el 3º el modo de consultar. Un tratado sobre el pulso y otro sobre la orina.

- La segunda partida contiene todas las fiebres.

- La 3ª todas las enfermedades del cuero y de la cabeza y del pecho.

- La 4ª las enfermedades del vientre y de la madre.

לה פרימירה קונטייני אין שי און טראטאדו קון 3 קאפי" אין לוש קואלוש שי קונטייני קומו אווימוש דיג'ו איל מודו די אישטוטייאר לוש אאוקטוריש אי לה מידיסינה איש לה איקונומיאה מידיסי קון אוגרוטו לה 3 איל מודו די קונשולטאר אי און [אל] טראטאדו די פולשוש אי [אוטרו] די אורינאש.

לה שיגונדה פארטידה טייני טודאש לאש פ'יב'ריש.

לה 3 טודאש לאש אינפ'ירמידאדיש דיל קואירו אי די לה קאביסה אי דיל [פ]יג'ו.

לה 4 לאש אינפ'ירמידאדיש דיל וויינטרי אי דיל מאדרי.

La quinta hace referencia al libro de Galeno De Usu Partium Corporis Humano (Coxe 1846: 523-32).

La 5ª son declaraciones sobre Galeno en los libros del uso de las partes, que contienen en sí toda la anatomía.

לה 5 דיקלארסיוניש שוב'רי גאלינו אין לוש ליב'רוש דיל אוזו די לאש פארטיש קי קונטייני אין שי טודה לא נאטומיאה.

En las partidas 6 y 7 es más explícito sobre las partes dedicadas al Canon de Avicena.

La 6ª son declaraciones sobre la fen primera del libro primero de Avicena adonde trata la fábrica del hombre 12 y la fen segunda de este libro donde se trata de las enfermedades y su accidentes, de pulsos y orinas, de los cuales tratamos antes, y de las fiebres según el propio Avicena en su sumas para que con más claridad escribiésemos de las fiebres en particular 13.

La séptima y última partida contiene en sí la declaración de la 4ª fen del primer libro, donde trata Avicena de las acciones y operaciones humanas, de las enfermedades en general que de ellas proceden, de las 6 cosas no naturales y de las medicinas con que se curan, a saber, [san]gría, purga y otras evacuaciones; y sobre cómo se han de regir los enfermos. Contiene también esta partida séptima y última las declaraciones sobre la fen primera del libro 4º de Avicena donde se trata de la naturaleza de la fiebres en general y de su esencia, causas, síntomas, pronósticos y cura 14.

לה 6 דיקלאראסייוניש שוב’רי [לה] פ’ין פרימיראה דיל ליברו פרימירו די אב’ישינה אדונדי [שי] טראטה לה פאב’ליקה דיל אומרי אי לא פ’ין שיגונדה די אישטי ליב’רו אדונדי שי טראטא די לאש אינפ’ירמידאדיש אי שוש אקשידינטיש פולשוש אי אורדיניש די לוש קואליש טראטאמוש אנטיש די לאש פ’ייבריש דיקלאראנדו אל מישמו אב’י[ש]ינה אין שו שומאש פארה קי קון מאש קלאריזה אישקריב’ייסימוש לאש פ’יב’ריש אין פארטיקולאר.

לה שיטימה אי אולטימה פארטידה קונטייני אין שי לה דיקלאראסייון די לה 4 פ’ין דיל פרימירו ליב’רו אדונדי טראטא אב’ישינה די לאש אקשייוניש אי אופיראשייוניש אומאנאש אי די לאש אינפ’ירמידאדיש אין ג’ירינאל קי דילייאש פרושידין אי די לאש 6 קוזאש נו נאטוראליש אי די לאש מידיסי[נא]ש קון קי שי קוראן אה שאוויר [שאנ]גריאה אי פורגה אי אוטראש איואקאשייוניש אי קומו שיאן די ריג’יר אין לאש דיאיטה לוש אינפ’ירמוש אי קונטייני טאנביין אין שי אישטה פארטידה שיטימה אי אולטימה לאש דיקלאראשייוניש שוב’רי לה פ’ין פרימירה דיל ליברו 4 די אב’ישינה אדונדי שי טראטה די לה נאטוראליזה די לא[ש] פיב’ריש אינג’ירינל אי די שו אינסינסייא קאבזאש שין טומאש פורנוסטיקוש אי קורה.

12 12 13 13 14 14.

El autor considera que esos son los conocimientos necesarios para el estudiante que desea “salir discípulo perfecto” pero para ejercer el oficio de médico como Galeno y Avicena, deben conocer bien los medicamentos simples y compuestos aunque no va a escribir sobre el asunto porque ya hay “dos libros auténticos y sabios” que son suficientes.

Se aprecia en la obra un proyecto de formación en el arte médico que es ambicioso en el contenido pero pobre en referencia a autores. En este prólogo, y en la lectura del libro primero, hay tres autores que sobresalen muy por encima del resto: Avicena, Hipócrates y Galeno. Llama la atención la ausencia de prestigiosos médicos que escribieron en lengua árabe, tanto orientales como occidentales, o correligionarios como Isaac Israeli o Maimónides.

En una lista de obras de un médico de finales del siglo XVI en Estambul que, según Nil Sari, puede dar una clave de cuáles eran los autores y obras consideradas necesarias para la formación de los médicos, queda un rastro más amplio de la herencia medieval de lo que se encuentra en el manuscrito analizado. Las obras medievales que recoge son 18 libros de Avicena que son, en realidad, distintas partes del Canon, junto con sus comentarios; otro autor oriental, Razes y dos autores andalusíes, Ibn al Baytar y Abulcasis (Sari 1988).

Si las citas de nuestro autor resultan pobres frente a esta lista, ambas fuentes de autoridades contrastan mucho con el largo y exhaustivo listado de autores aportado por Daniel de Ávila en su Diálogo del colorado que incluye por orden alfabético hasta 201 autores (Romeu Ferré 2014: 74-90). La erudición de Daniel de Ávila refleja su formación universitaria en Salamanca.

Desde finales del siglo XV los humanistas se habían mostrado muy críticos con los autores que escribieron en árabe, incluido Avicena, oponiéndolos en su admiración y reivindicación a los autores griegos (Siraisi 1987:43 y 68-69). Es posible que esta escasez de citas de autores que escribieron en árabe sea consecuencia de ese descrédito.

5.Partida Primera: Libro Primero

A partir de aquí se desarrolla la obra que sólo recoge la Partida Primera de las siete descritas en el prólogo, como mencioné anteriormente.

La obra aparece ordenada y dividida en libros, capítulos, sumas, doctrinas y distinciones. Todas ellas, a excepción de Distinción, aparecen en las versiones latinas y hebreas del Canon 15. El término Distinción en el sentido de división de un texto, aparece en textos españoles de principios del siglo XVI, pero no parece un término común con este sentido en la literatura posterior (CORDE 15/09/2018).

Esta parte comienza con tres capítulos de diversa extensión y contenido en las que el autor expresa sus ideas, lecturas y experiencias.

5.1.Capítulo Uno (folio 3r-4r): [Actitud frente a las obras clásicas]

Capítulo 1 de cómo se ha de aprender

קאפי” 1 די קומו שיאה די אפרינדיר

Este primer capítulo es una reflexión sobre la actitud frente a las obras de los autores consagrados. No es el propósito del autor aportar una lista de los autores clásicos que deben leerse sino en una reflexión sobre el modo en que deben entenderse sus obras. Se manifiesta contra una lectura excesivamente acrítica del texto. Frente al respeto reverencial a las auctoritas, insiste en que el médico debe confrontar las teorías de los libros con el aprendizaje derivado de la realidad y de la razón.

Se apoya en la famosa frase, atribuida aquí a Guy de Chauliach, de ser “hombres sobre hombros de gigantes” 16 e interpreta que sobre estos hombros se puede y se debe ver más allá de lo que vieron los clásicos. En esa misma línea interpreta el bien conocido primer aforismo de Hipócrates ars longa, vita brevis como la advertencia de Hipócrates de que el arte es demasiado extenso como para que los autores clásicos lo hubieran agotado.

Divide las corrientes médicas en avicenistas y galenistas, siendo crítico con ambas. De los avicenistas dice que cometieron grandes errores, sin explicar cuáles, y de los galenistas que seguían las teorías de los clásicos con una excesiva literalidad cuando el propio Galeno recomendaba una lectura crítica de las obras.

A lo largo de este capítulo cita a los dos grandes clásicos y sus obras. Hipócrates (Libro de aforismos) y Galeno (Sobre las facultades naturales) y junto a ellos la referencia al médico medieval francés Guy de Chauliac que hemos recogido. 17

5.2.Capítulo Dos (folios 4r-18v):[La Œconomia medici cum ægrotu(s)]

Capítulo dos de la œconomia medici cum ægrotu(s)

קאפי” 2 די לה איקונומיאה מידישי קון אוגרוטו

El título de este capítulo me resultaba desconocido en el contexto de la literatura médica hasta que encontré una referencia a una obra de denominación similar. Se trata de un libro breve impreso en Roma en 1623 de título MEDICI ŒCONOMIA in Qua Omnia que ad Perfecti Medici Munus Attinet Brevibus Explanatur. Fue escrito por un tal Gabriel de Fonseca, lusitano según se indica en la portada del libro.

Aparece mención al mismo en un repertorio bibliográfico escrito en el año 1684 (Antonio Hispalensis 1788). Se encuentra en el apartado de obras médicas. Este apartado hace una clasificación bajo distintos epígrafes. Uno de estos apartados se dedica a los divulgadores de autores médicos antiguos (Illustratores veterum medicorum) e incluye a Hipócrates, Galeno, Avicena, Dioscórides y Johannes Mesue (Antonio Hispalensis 1788: 588-89) y otro por materias, entre las que se incluye la mención a esta obra bajo el apartado El arte de curar (De methodo medendi) (Antonio Hispalensis 1788: 589) 18.

Comienza este segundo capítulo estableciendo que “Tres cosas constituyen la medicina, con las cuales y por los cuales hace Dios la cura. Primeramente, a saber, el médico, el enfermo y la enfermedad”.

Coincide con el texto de Gabriel de Fonseca en su comienzo sobre las virtudes que deben adornar al médico incluyendo la indumentaria.

En este capítulo menciona, con mayor profusión que en el capítulo anterior, a varios autores y sus obras. Avicena es una referencia continua sin que hasta el momento haya encontrado menciona expresa al título Canon.

De Hipócrates menciona El libro de Aforismos 19, El libro de las epidemias 20, Carta a Crateu 21, Libro de las medicinas purgantes 22, Libro de los lugares que hay en él hombre 23; de Galeno El libro de la venesección 24, El libro de conservación de la salud 25, Los tiempos generales de la enfermedad 26, libros Sobre las crisis. 27

De Oribasio, autor bizantino del s.IV, cita sus comentarios a los Aforismos hipocráticos. También Daniel de Ávila Gallego cita ésta y otras obras del autor. (Romeu Ferré 2014: 86).

Del médico italiano del s. XIII, Gentile da Foligno, profesor en Bolonia y Padua, cita la obra Cuestiones medicinales. (Cecarelli Lemut 2000)

Por último, Plinio Valeriano, el único de los autores médicos que no aparece en la obra de Daniel de Ávila Gallego, pero sí en otra obra escrita en español y latín a finales del siglo XVII, en 1678 por un tal Dionisio 28.

La obra se divide en 20 distinciones:

Distinción primera en que trata de los días críticos.

Distinción segunda de la naturaleza del día primero y segundo de las enfermedades acerca de las crisis.

Distinción 3 del día 3 – Distinción 20 del día 20 29.

דישטינשייון פרימירה אין קי שי טראטה די לוש דיאש קריטיקוש

דישטינסייון שיגונדה די לה נאטורליזה דיל דיאה פרימירו אי שיגונדו אין לאש אינפ’ירמידאדיש אשירקה די לאש קריזיש

דישטינסייון 3 דיל 3 דיאה קריטיקו –

דישטיינסייון 20 דיל דיאה 20

29 29.

5.3.Capítulo Tres (folios 18r-67v) [Del modo de consultar en las juntas]

5.3.1.Del modo de consultar en las juntas

Capítulo 3 sobre el modo de consultar en las juntas y como se ha de ver el médico

קאפי’ 3 דיל מודו די קונשולטאר אין לאש ג’ונטאש אי קומו שיאה די וויר איל מידיקו

Este capítulo resulta de interés por la referencia a las “juntas” que en el prólogo llama también “colegio de médicos”.

Según Murphey, de 1470 a 1485, dos grandes escuelas de medicina fueron abiertas, una en Estambul y otra en Edirne, que atrajeron a maestros judíos y también cristianos (Murphey 2002: 63). Sin embargo, y a espera de un estudio más profundo del texto, estas juntas parecen tener más un carácter de asociación gremial que de una escuela. Sherry Sayed Gadelrab (2010) en un estudio sobre los sanadores del Egipto otomano afirma que efectivamente ese gremio profesional de médicos existía 30.

Se divide el texto en doce distinciones cuyos títulos son bastantes reveladores de lo que para el autor suponen estas juntas:

Distinción primera donde se muestra el provecho de esta obra.

Distinción 2 en que se muestra de que se compone el modo de consultar,

Distinción 3 de qué manera primera se ha de tratar en las juntas.

Distinción 4 de qué ha de tratar el médico para conocer el fin por el cual se hace la junta.

Distinción 5 de qué se ha de tratar cuando consultamos de alguna acción.

Distinción 6 del orden con qué se ha de tratar de cada cosa.

Distinción 7 de qué manera se ha de tratar de la enfermedades en la consulta.

Distinción 8 de cómo se han de tratar de los síntomas.

Distinción 9 de cómo se han de tratar de las causas en las juntas.

Distinción 10 de cómo debe estar el médico en la junta para tratar de las señales y pronósticos de las enfermedades.

Distinción 11 de cómo se ha de razonar acerca de la cura en las juntas.

Distinción 12 que enseña cómo ha de exponer el médico en las consultas lo que dice y cómo lo ha de probar.

דישטינסייון פרימירה אדונדי שיי אמושטרה איל פרוויג’ו די אישטה אוברה

דישטינסייון 2 אין קי שי מושטרה די קי שי קונפוני איל מודו די קונשולטאר

דישטינסייון 3 די קי מאנירה פרימירה שיאה די טראטאר אין לאש ג’ונטאש

דישטינשייון 4 די קי אה די טראטאר איל מידיקו פארה קונושיר איל פ’ין פורקי שי אזי לה ג’ונטה

דישטינסיין 5 די קי שיאה די טראטאר קואנדו קונשולטאמוש די אלגונה אקשייון

דישטינשייון 6 דילה אורדין קון קי שיאה די טראטאר די קאדה קוזה

דישטינשייון 7 די קי מאנירה שיאה די טראטאר דילה אינפירמידאד אין לה קונשולטה

דישטינשייון 8 די קומו שיאה די טראטאר די לאש שינטומאש

דישטינשייון 9 די קומו שיאה די טראטאר די לאש קאבזאש אין לה ג’ונטה

דישטינשייון 10 די קומו שיאה די אויר איל מידיקו אין לה ג’ונטה פארה טראטאר די לוש שינייאליש אי פירנוסטיקוש די לאש אינפ’ירמידאדיש

דישטינשייון 11 די קומו שיאה די ריזונאר אשירקה די לה קורה אין לאש ג’ונטאש

דישטינשייון 12 קי אינשינייא קומו אה די פירנושייאר איל מדיקו אין לאש קונשולטאש לו קי דיזי אי קומו לו אה די פרוואר

31 31

5.3.2.Tratado sobre el pulso (folio 73r-118r)

Tratado 2 de la parte primera. Cap. 1 De pulsos y explicaciones sobre la doctrina de Avicena De pulsus en la suma primera de la doctrina de la fen primera.

טראטאדו 2 די לה פארטי פרימירה. קאפי” 1 די פולשוש אי אישפליקאשייון שוב’רי לה דוטרינה די אבישינה די פולשוש אין לה שומה פרימירה די לה דוטרינה 3 די לה פין פרימירה.

Comparando el índice de capítulos de esta obra con edición de Venecia de 1608 32 hay un paralelismo claro entre la obra de Avicena y ésta. Sería necesario un análisis comparativo entre los textos para ver qué grado de relación guarda el manuscrito judeoespañol con la versión latina del Canon del que sólo puede afirmarse que no es una traducción literal. (Canon, 1608: 139-149).

De diferencias [de los] pulsos.

Cap. 2 del pulso igual y desigual y qué diferencia de pulso salen de ellos.

Cap. 4 porque el 3 queda declarado en el 2. Del pulso igual y vehemente y de sus diferencias.

Cap. 5 de las causas del pulso, así qué lo engendra y demuda.

Cap. 6 <de las causas que suelen demudar el pulso del estado natural>

Cap. 7 pronóstico de los pulsos.

Cap. 8 (el temperamento muda el pulso natural)

Cap. 9 y 10 (el tiempo del año demuda el pulso con su calidad y su cantidad)

Cap. 11 (la comida demuda el pulso)

Cap.12 - Cap.17. 33

די דיפ’יריניסייאש פולשוש

קאפי” 2 דיל פולשו איגואל אי דישיגואל אי קי דיפירינסייא די פולשו שאלגאן דילייוש

קאפי” 4 פורקי איל 3 קידה דיקלארדו אין איל 2. דיל פולשו איגואל אי ויאו מינטי אי די שוש דיפירינשיאש.

קאפי” 5 די לאש קאב’זאש דיל פולשו אנשי קי לו אינג’ינדראן אי לו דימודאן

קאפי” 6 <די לאש קאב’זאש קי שולין די מודאר איל פולשו דיל אישטאדו נאטוראל>

קאפי” 7 פירנוסטיקו די לוש פולסוש

קאפי” 8 (איל טינפיראמיינטו מודה איל פולשו נאטוראל)

קאפי” 9 אי 10 (איל טיינפו דיל אנייו דימודה איל פולשו קון שו קאלידאד אי שו קאנטידאדו)

קאפי” 11 (לה קומידה דימודה איל פולסו)

קאפי” 12 –קאפי” 17

33. 33

Lo que no he encontrado en el texto latino de Avicena son las 17 Distinciones que siguen a los capítulos. La parte dedicada a estas Distinciones ocupa desde el folio 114v al 118r y relaciona el pulso con enfermedades o estados de los enfermos: los pleuréticos 34, supurados, tísicos 35, el pulso ético 36, pulmonía 37, letargo 38, frenético 39, la enfermedad que se llama catalifate caros y catoqu 40, convulsos 41, paralíticos 42, epilepsia 43, morbo atónito 44 y convulsión 45, esquinencia 46, asma 47, sofocación de la madre 48 y desmayo, inflamación de la boca del estómago, hidropesía 49, ictericia 50 y purgados.

Acaba el Tratado 2 sobre el pulso con un colofón (fol. 118v):

Y con esto perfectamente ponemos fin a este tratado de pulsos, pues en él se contienen todas las diferencias, causas y señales que hay de los pulsos y juicios de todas las enfermedades y de las 6 cosas no naturales y más necesarias para el uso médico. Escrito a honra y loor del altísimo, señor Dios de Israel y para su servicio.

אי קון אישטו פירפ’יטישימה מינטי פונימוש איל פין אאישטי טראטאדו די פולשוש פואיש קי אין איל שי קונטיינין טודאש לאש דיפירינסייאש קאב’אזש אי שינייאליש קי דיאילייוש איי אי ג’וישייוש דיטודאש לאש אינפ’ירמידאדיש אי די טודאש 6 קוזאש נו נאטוראליש אי מאש נישישאריין פארא איל אוזו מידיקו אה אונרה אי לואור דיל אלטישימו שנייור דייו די ישראל אי פארה שו שירוישייו

Tras tres folios en blanco comienza un nuevo tratado, sobre la orina, al que sigue otro sobre el sudor.

5.3.3.Tratado sobre la orina (fol. 121r - 145r)

Tratado 3 de la parte 1 que es un comentario (heb.) sobre la suma 2 de la doctrina 3 de la fen 2 de libro primero de Avicena 51.

טראטאדו 3 די לה פארטי 1 קי איש פירוש שוב’רי לה שומה 2 די לה דוטרינה 3 די לה פין 2 דיל ליב’רו פרימירו די אבישינה

51 51.

La obra de Avicena se compone de 13 tratados pero en esta versión llega hasta el capítulo 12 y dos de ellos tienen una subdivisión en Distinciones

Cap. 1 De las orinas.

Cap. 2 Trata Avicena de los colores de las orinas.

Cap. 3 (Sobre el líquido de la orina cuando ha recibido la acción de la naturaleza).

Cap. 4 (Considérase también en la orina el olor).

Cap. 5 (Considérase también en la orina la espuma).

Cap. 6 (Trata Avicena de la hipóstasis) 52.

Cap. 7 (En este cap. trata Avic. de las significaciones que muestra la orina cuando es mucha) 53.

Cap. 8 En este cap. trae Avic. las señales de la orina.

Cap. 9 y 10 (En este cap. trata Avic. De las orinas de los hombres, de la mujeres y de los muchachos) 54.

Cp. 11 y 12 (Siempre entre el humano género hubo hombres ociosos y vulgares).

קאפי” 1 די לאש אורינאש

קפאי” 2 טראטה אבישינה די לאש קולוריש די לאש אורינאש

קאפי” 3 (אין איל ליקור די לה אורינה קואנדו אה רישיוידו לה אקשייון די נאטוראליזה)

קאפי” 4 (קונשידיראשי טאנביין אין לה אורינה איל גולור)

קאפי 5 (קונשידראשי טאנביין אין לה אורינה לה אישפומה)

קאפי” 6 (טראטה אבישינה די לה איפושטאזי)

קאפי” 7 (אין אישטה קפאי” טראטה אבישי” די לאש שיניפיקאשייוניש קי מושטרה לה אורינה קואנדו איש מונג’א)

קאפי” 8 אין אישטי קאפי” טראי אב’ישי” לאש שיניאליש די לה אורינה

קפאי” 9 אי 10 (אין אישטי קאפי” טראטה אבישי’ די לאש אורינאש די לוש אומבריש די לאש מוג’יריש אי די לוא מוגאג’וש)

קאפי” 11 אי 12 (שיינפרי אינטרי איל אומאנו ג’ינירו אובו אומבריש אובשיוזוש אי בורלוניש)

52 52. 53 53. 54 54.

5.3.4.Tratado sobre el sudor (fol. 145r-160r)

Según el autor este tratado sería el desarrollo del capítulo trece del tratado sobre la orina de Avicena (fol. 145r). Sin embargo este capítulo trece trata sobre la defecación, no el sudor. 55

El título:

Tratado 4 de la naturaleza del sudor, de sus provechos y daños.

טראטאדו 4 די לה נאטוראליזה דיל שודור די שוש פרוויג’וש אי דאנייוש

Capítulos:

Cap. 1 Qué es el sudor.

Cap. 2 En que se muestra que hay muchas diferencias de sudores.

קפאי” 1 קי קוזה שיאה שודור

קאפי” 2 אין קי שי מושטרה קי איי מונג’אש דיפירינסייאש די שודוריש

Cap. 3 Del color, sabor y provecho del sudor natural 56.

Cap. 4 De los provechos y daños de los sudores que nacen de causas violentas 57.

Cap. 5 De las señales por las cuales se conoce que la enfermedad se ha de juzgar por el sudor.

Cap. 6 De los sudores superfluos y diaforéticos 58.

Cap. 7 Cómo se curas los sudores superfluos 59.

Cap. 8 y último de otras indicaciones que trae este autor moderno y se muestra como no es razón que use de ellas 60.

קאפי” 3 דיל קולור סאוור אי פרוויג’ו דיל שודור נאטוראל

קאפי” 4 די לוש פרוויג’וש אי דאנייוש די לוש שודוריש קי נאשין די קאבזאש ויאלינטאש

קאפי” 5 די לאש שינייאליש פור לאש קואליש שי קונושי קי לה אינפירמידאד שיהא די גו’שגאר פור שודור

קאפי” 6 די לוש שודוריש שופירפלוש אי דיאפוריטיקוש

קאפי” 7 קומו שי קוראן לוש שודוריש שופירפלוש

קאפי” 8 אי אולטימו די אוטראש אינדיקאסייוניש קי טראי אישטי אאוטור מודירנו אי שי מושטרא קומו נואיש ראזון קי שי אוזי דילייאש

56 56. 57 57. 58 58. 59 59. 60 60.

Tras la segunda y última distinción del cap. 8, aparece un brevísimo colofón que no aporta otra información que su intención de continuar el proyecto de la obra si bien en el manuscrito acaba aquí el texto:

El alabado señor que nos llevó a cumplir esta primera parte, nos lleve a cumplir todas las otras 6 para su servicio y para todo el género humano.

איל שנייור אלאבאדו קי נוש לייגו אה קונפליר אישטה פרימירה פארטי נוש לייגי אה קונפליר טודאש לאש אוטראש 6 פארה שו שירוישייו אי פארה טודו ג’ינירו אומנו

6.Referencias personales del autor

El nombre del autor no aparece donde cabría esperar, en el prólogo o en el colofón, como tampoco la fecha y lugar de redacción, si bien reconoce su condición de autor, y no traductor, cuando se autodenomina “este autor moderno” אישטי אאוטור מודירנו (fol. 157r).

Siendo, no obstante, una obra con un carácter tan personal, el autor sí que aporta en algunas partes de la obra alguna referencia a su experiencia o a su propia actividad como médico.

Aunque no he encontrado una fecha o un lugar de redacción, sí he encontrado referencias de las que se puede deducir que parte de su vida ejerció en Salónica pero que no escribe allí esta obra. Salónica no es “la ciudad”:

Fol. 7r:

En Salónica hay una tramontana de tiempo en tiempo, cuando viene limpia la ciudad de todas las enfermedades, por malas que sean. Nunca me sucedió en los dos años y medio que estuve en ella, pero sí una crisis benigna en el señor sabio (heb.) Shlomo Hason, de bendita memoria, como veremos más adelante.

אין שאלוניקי קון טיניה אונה טרמונטאנה די טיינפו אין טיינפו קואנדו וייני לימפייא לה שיודאד טודה די קואליש קיארה אינפ’ירמידאדיש אגודאש קי איראן פור מאש מאלאש קי שיאן נונקה מי אקונטישייו אין 2 אנייוש אי מידייו קי אישטובי אין אילייא או שי אלגונה ויש אונה קריס בואינה אין איל שיניור חכם במ<יי>בורה שלמה חסון זלה”ה 61 קומו אין שו קואינטו וירימוש אדילאנטי

61 61

Fol. 19r:

Yo, pelegrino 62 por tierras ajenas, experimenté sin ayuda más que de mi dios y dios de mis padres, el susodicho 63 El, y alcancé [prestigio] en todas las tierras que ejercité mi arte, dándome en ellas a conocer con todas las naciones (heb.).

ייו פיליגרינו פור אג’ינאש טייראש אישפ’ירימינטי שין איודה מאש די מי דייו אי דיו די מיש פאדריש סודיג’ו איל אי אלקאנסי אין טודאש לאש טייראש קי איג’ירסיטי מי ארטי דאנדומי אין אילייאש אקונוסיר קון טודאש לאש אומות

62 62. 63 63

Y más adelante, en el mismo folio:

y en Salónica [atendí] a los señores sabios, señor s’(abio) Yishaq Levy y su hijo s’(abio) Shlomo Hason.

אי אין סאלוניקי אין לוש שינייוריש חכמים אין איל שנייור ח’ יצחק לוי אי שו בינוי ח’ שלמה חסון

Otra cuestión que revela el texto es que el autor conocía bien las universidades cristianas, y se declara licenciado en una de ellas (fol.145r):

Los respetaban como a dioses. Y a Apolo, primer médico de los gentiles, le hicieron templos adonde lo iban a adorar después de muerto, como a ídolo, y por su nombre se llama la medicina “ciencia de Apolo” y cuando hoy en las universidades de Edom hacen a uno bachiller licenciado o doctor en medicina, le dice su padrino que le da el grado: Ego te creo bacalarius vel licenciato vel doctoris en Apolonia facultatis, yo tengo bachiller licenciado o doctor en la ciencia de Apolo.

לוש רישפיטאוואן קומו אהדיוזיש אי אהאפולו פרימירו מידיקו די לוש גינטיליש ליאיזייירון טינפלוש אדונדי לו איוואן אה אדוראר דישפואיש די מואירטו קומו אה אידולו אי די שונומברי שי לייאמו לה מידישינה שיינשיא די אה פולו אי קואנדו אוי אין לאש אוני וירשידאדיש די אדום פ’אזין אאונו בג’ילור לישינשיאדו או דוטור אין לה מידיסינה לי דיזי שו פאדרינו קי לידה איל גראדו איגו טיקרייאו באקאלא אורוש ויל לישינשיאטו ויל דוקטוריס אינאפולנייא פ’אקולטאטיש ייו טינגו באג’יליר לישינשיאדו או דוטור אין לה שיינשיא די אפולו

7.Algunas observaciones finales

La primera expectativa con la que me acerqué a esta obra fue que se trataba de una traducción judeoespañola, total o parcial, del Canon de Avicena. La descripción del contenido apunta a que dos de las partidas, 6 y 7, siguen efectivamente el Canon si bien no se puede comprobar de qué modo, si traducción, paráfrasis o comentario pues el texto sólo contiene la Partida primera. En todo caso, dentro de esta partida hay dos tratados, el de los pulsos y el del sudor, que sí guardan una clara relación con los correspondientes del Libro primero del Canon. El título de la obra, Canon, no se menciona, tampoco lo he visto en el texto antes citado Œconomia medici. La mención expresa no era necesaria porque aunque otras obras médicas de Avicena fueron conocidas, ninguna como ésta y sólo en el modo de citar sus partes se hace evidente que se trata del Canon.

Como señalaba la Prof. Siraisi, el Canon era aún considerada la gran enciclopedia médica en las universidades cristianas durante los siglos XVI y XVII, si bien su obsolescencia comienza a mediados del s. XVII. Su prestigio perduró durante más tiempo en las universidades católicas del sur de Europa (1987: 6-7 y 69).

Universidades con las que el autor no sólo era familiar sino que declara ser licenciado. ¿Cuál es su caso, el converso que estudia en alguna universidad, tal vez Salamanca, y viaja a Turquía para volver al judaísmo, o el nacido en Turquía y desde allí va a estudiar una universidad cristiana? Son las dos posibilidades que apuntó Rhoads Murphy y tal vez en una futura y detallada lectura de todo el texto, se encuentren más indicios que nos permita conocer mejor al autor.

El manuscrito está fechado y localizado en el catálogo del IMHM como una obra escrita en Estambul en el siglo XVII. No he encontrado referencias expresas al lugar y al siglo pero sí indicios de que esto sea posible. Del mismo modo que no era necesario nombrar expresamente el título Canon, quizá tampoco lo fuera el nombre de la ciudad, siendo el gran centro del Imperio otomano. Lo que es cierto es que el autor se sitúa en Turquía pues además de las referencias a Salónica usa algún termino inequívocamente turco (colai, “fácil”, Nehama 1977, s.v. koláy).

El papel central que ocupa Avicena sugiere que no es posterior al s. XVII, cuando ya había empezado su decadencia, y en una obra anterior es probable que hubiésemos encontrado más autores que escribieron en árabe como ocurre en el Diálogo del Colorado (Romeu Ferré 2014). Otro detalle que apunta al siglo XVII es que la única obra que usa el título Œconomia medici, fue escrita también en el siglo XVII.

Tal y como advertí al comienzo, este artículo es sólo una presentación de una obra sobre la que tenemos muchas preguntas y pocas respuestas pero esta primera aproximación revela el interés y utilidad del texto para conocer mejor un ámbito que no han sido suficientemente estudiado: la medicina en judeoespañol y la práctica de la medicina en la Turquía otomana durante los comienzos de la llamada Edad Moderna.

8.Bibliografía utilizada

8.1.Fuentes

Albarral, Purificación (2010) Quien se cura, dura. El libro de higién de Albert Saul (Constantinopla, 1922), Barcelona: Tirocinio.

Canon 1490: Canon Medicinæ (latino) a Gerardus Cremonensis translatus, Venetiis [Biblioteca Digital Dioscórides, Universidad Complutense de Madrid].

Canon 1515: Liber canonis Auicenne reuisus [et] ab omni errore me[n]daq[ue] purgatus summaq[ue] cum diligentia impressus Venetiis [Biblioteca Digital Dioscórides, Universidad Complutense de Madrid].

Canon 1608: Avicennæ Arabum medicorum principis. Ex Gerardo Cremonensis versione, & Andreæ Alpago Belunenfis castigation, Venetiis 1608. [Biblioteca Digital Dioscórides, Universidad Complutense de Madrid].

Gabriel de Fonseca, Medici Œconomia in Qua Omnia que ad Perfecti Medici Munus Attinet Brevibus Explanatur, Roma. Miguel de Fonseca (1623).

Romeu Ferré, Pilar (2014), Daniel de Ávila Gallego, Diálogo del colorado (Salónica, 1601). Interpretación académica de la escarlatina. Edición, introducción y notas de Pilar Romeu Ferré, Editorial Tirocinio, Barcelona.

Romeu Ferré, Pilar (2010), Agua tibia, media vida. El Séfer refuot o Libro de medicamentos (Salónica, ca. 1855), Edición, introducción y notas de Pilar Romeu Ferré, Editorial Tirocinio, Barcelona.

8.2.Obras de referencia

Antonio Hispalensis, Nicolau (1788), Bibliotheca Hispana Nova sive Hispanorum Scriptorum qui ab anno md. MDCLXXXIV. Tomus secundus. Madrid, 1788.

Biblioteca Virtual de Estudios Sefardíes. http://esefardic.es/bves [consultada el 30/09/2018].

CORDE: Corpus Diacrónico del Español, Real Academia de la Lengua Española. http://corpus.rae.es/cordenet.html

Coxe, John Redman (1846), The writtings of Hippocrates and Galen. Epitomised from the original Latin translation, Philadelphia, Lindsay and Blakiston. https://archive.org/details/56811050R.nlm.nih.gov/page/n3

García Moreno, Aitor & Pueyo Mena, Fco. Javier, Corpus Histórico Judeoespañol – CORHIJE. http://esefardic.es/corhije

DETEMA 1996: Diccionario Español de Términos Médicos Antiguos, realizado bajo la dirección de M. Teresa Herrera, Arco Libros, Madrid, 2 vols.

Friedenwald, Harry (1946), Jewish Luminaries in Medical History and a Catalogue of Works bearing on the subject of The Jews and Medicine from the Private Library of Harry Friedenwald, Unites States of America: Ktav Publishing House, Inc.

Nehama, Joseph (1977), Dictionaire du Judéo-Espagnol, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid.

Richler, Benjamin (1994), Guide to Hebrew Manuscripts collections, Israel Academy of Sciences and Humanities, Jerusalem.

Steinschneider, Moritz (1893), Die hebraeischen uebersetzungen des mittelalters und die Juden als dolmetscher. Berlin (reimp. Gratz 1956)

8.3.Estudios

Barnai, Jacob (1992), “The Jews of the Ottoman Empire in the Seventeenth and Eighteenth Centuries”, The Sephardi Legacy , ed. Haim Beinart, 2 vols., The Magnes Press, the Hebrew University, vol.2: 135-165.

Castiglioni, Arturo (1946) “Pseudo-Plinian Medicine” , Bulletin of the History of Medicine; Jan 1, 20, ProQuest 201.

Cecarelli Lemut, Maria Luisa (2000), Cecarelli Lemut, s. v “Gentile da Foligno”, Dizzionario Biografico degli Italiani, versión on line [30/09/2018].

Dumas, Geneviève (2005), “Guy de Chauliac”, Medieval Science, Technology, and Medicine, Glick, T. Livesey S.J., Wallis, F. (eds.), New York-London: Routledge: 213-215

Ferre, Lola (2003), “Avicena hebraico: la traducción del Canon de medicina”. Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos. Sección Hebreo, 52: 163 - 182.

Friedenwald, Harry (1939) “Immortality through Medical Writ of Error. Dyonisius: A Portuguese Jewish Court Physician. With notes on Brudus Lusitanus His Son and on Pierre Brisot”, Bulletin of the History of Medicine, vol.VII, (recogido en Friedenwald 1967: 460-467).

- (1967), The Jews and Medicine. Essays, Ktav Publishing House, Inc., United States of America, 3 vols.

Galanté, Abraham (1938), Médecins Juifs au service de la Turquie, Impremerie Babok, Istanbul.

Heyd, Uriel (1953), “The Jewish Communities of Istanbul in the Seventeenth Century”, Oriens 6: 299-314.

Murphy, Rhoads (2002), “Jewish Contributions to Ottoman Empire, 1450-1800”, en Jews, Turks, Ottomans. A shared History, Fifteenth through the Twentieth Century, ed. Avigdor Levy, Syracuse University Press, Syracuse, NY: 65-70

Richler, Benjamin (1982), “Manuscripts of Avicenna’s Kanon in Hebrew translation; a revised and up-to-date list”, Koroth, vol. 8: 145*-168*.

Sachs, Régis-Nessim (2014), Médecins juifs du Xe au XVIIe siècle, L’Harmattan, Paris.

Sari, Nil (1988) “Educating Ottoman Physicians”, History of Medicine Studies, Istanbul: 40-64. http://www.muslimheritage.com/article/educating-ottoman-physicians [30/09/2018].

Sayed Gadelrab, Sherry (2010), “Medical Healers in Ottoman Egypt, 1517-1805” Medical History 2010 Jul; 54(3): 365-386.

Schalik, Walton O. (2005), “Lanfranco of Milan”, Medieval Science, Technology, and Medicine, Glick, T. Livesey S.J., Wallis, F. (eds.), New York-London: Routledge: 305-306

Siraisi, Nancy G. (1987), The Canon and Medical Teaching in Italian universities after 1500, Princenton Univeristy Press, Princenton.

- (2007): History, Medicine, and the Traditions of Renaissance Learning, The University of Michigan Press, Ann Arbor.

Veit, Raphaela (2006), “Avicenna's Canon in East and West: A Long History of Editions” Variants: the Journal of the European Society for Textual Scholarship (5), 331-341, 389.

English Summary

A Judeo-Spanish Manuscript on Medicine from Istanbul (17th Century). Ibn Sina´s Canon of Medicine and other texts (Ms. Fr 3172, The National Library of Israel).

Lola Ferre

The aim of this article is to make available the content of Manuscript FR 3127, belonging to the National Library of Israel. I owe the discovery of it, as well as access through the digitilized version to Benjamin Richler, former director of the Institute of Microfilmed Hebrew Manuscript (IMHM). When I started reading, I began with the assumption that it was a translation of the Canon of Avicenna. However, this first reading has revealed that whilst there are indeed parts that really very closely follow the Canon, an important section consists of original texts by the author. The work begins with a prologue in which the author does not disclose many personal details but gives a thorough description of the seven books that make up the work that he intends to write for his son. Unfortunately the manuscript contains only the first of these seven books.

This book has a first part divided into three chapters. The first is about the attitude towards the authorities on medicine. The author recommends a critical reading; this implies the obligation to compare the claims of the classical sages with an analysis based on reason, as well as conclusions reached through the exercise of the medical profession. Throughout all the work, three of these authorities stand out very significantly from the rest: Hippocrates, Galen and Avicenna.

The second chapter begins by establishing that “medicine consists of three things, with which and by which God makes the cure, namely, the Doctor, the Patient and Disease”. The work displays certain parallels with another medical text of 1623, written by Gabriel de Fonseca, and with a similar title, Medici Œconomia. It also includes a list of the sources cited by the author contrasted with those of a contemporary author, Daniel de Ávila.

The third of the three chapters is about the interaction with the College of Physicians. We have included the index to the chapter in which the issues subject to consideration by the board or College of Physician are detailed. It is a very interesting section because it speaks of an institution that appears well established and whose composition and structure, use and utility can provide information about a medical organization in the Ottoman Empire which was, quite possibly, not exclusively Jewish.

The manuscript continues with two partss, On the Pulse and On Urine, whose indexes we compared with sections with the same title in the first book of the Canon of Avicenna. The parallels are evident as these parts almost literally follows the same index as the Canon. Yet they are not a literal translation of the work of Avicenna, but text that paraphrase him or comment on what he says. It concludes with a section called On the Sweats that the author claims is a chapter of the Canon, but that certainly does not coincide with any such chapter.

As I have said, the presentation of the work based on the manuscript is the main goal of the article. I have also considered, albeit briefly, the context in which it is written. I have referred to Sephardic doctors in Turkey, to the role of Avicenna in European Medicine in the 17th century and other medical works written in the same century in Judaeo-Spanish, especially that of Daniel Avila, Dialogo del Colorado.

The author has neither signed nor dated the Prologue or the Colophon text but I have found some references to his experience as a physician, his training in an European University and temporary stay in Thessalonika. It is a preview of the information that a deeper reading of the text may complete and perhaps allow us to better understand the circumstances in which it was written.

This article is not intended to be definitive but, on the contrary, open the theme to future studies. In that sense, the principal of my concluding observations is that the reading of the work has caused me more questions than answers, and these questions are enough entity to think that the text will help expand our knowledge of topics that have interest for two different areas of study: medicine in Judeo-Spanish and the practice of medicine in the Ottoman Empire during the beginnings of the Modern Age.

1. Quiero agradecerle muy sinceramente a Benjamin Richler la ocasión que me ha brindado de descubrir un parte de la historia de la medicina, la de los judíos sefardíes en el Imperio otomano, que me era desconocida, así como su generosa disponibilidad a ayudarme cada vez que he recurrido a su conocimiento y a esa gran institución académica que es el IMHM.

Siendo una completa novedad para mi, la lectura del texto no me resultó fácil al principio y le agradezco a mi compañera M. José Cano Pérez que leyera conmigo los primeros folios y el tiempo dedicado a una primera transcripción del prólogo de la obra. También quiero expresar mi agradecimiento a Carlos Wilhelmi que me ha facilitado su lectura proporcionándome archivos imprimibles. Por último, señalar que la corrección meticulosa y las sugerencias recibidas de las revisiones anónimas han mejorado, sin ninguna duda, el artículo.

2. Buena prueba de ello es el listado de fuentes de la Biblioteca Virtual de Estudios Sefardíes. Entre los escasísimos textos médicos editados cabe destacar el Dialogo del colorado, texto escrito en Salónica de principios del s. XVII sobre la escarlatina (Romeu Ferré 2014). Sobre la medicina sefardí en el Imperio otomano, véase un breve resumen en Romeu Ferré 2010: 14-20. Sobre los médicos judíos del s. XVII, la mayoría de los cuales era marranos, véase varios artículos incluidos en la recopilación de artículos de Friedenwald (1967) y más recientemente Sachs en su capítulos sobre la biografía de los médicos renacentistas, que comienza con una alusión a la historia de los médicos marranos, lo que es señal de la importancia de este grupo (2014: 179- 248).

3. Me refiero a las ediciones del Hispanic Seminary of Medieval Studies de la Universidad de Wisconsin (Madison), cuyos trabajos son mencionados en el Diccionario Español de Términos Médicos Antiguos (DETEMA) realizado bajo la dirección de M.Teresa Herrera (DETEMA 1996: IX y XVII).

4. Entre los judíos tuvo mucha difusión hasta el punto de ser la obra médica que se conserva en un mayor número de manuscritos (Richler 1982). La traducción de Nathan ha-Me’ati fue objeto de una copia con gran lujo de ornamentación y miniaturas, lo que no es en absoluto habitual para una obra médica (Ferre 2003).

5. Sobre las traducciones y ediciones latinas véase Veit 2006.

6. Aunque les acompañara la sombra de la Inquisición. Véanse los artículos de Friedenwald sobre la obra de Amatus Lusitanus, la familia de doctores apellidada Castro, Dionysius, Montalto, Ferdinando Mendez, así como su artículo sobre los médicos españoles y portugueses, recogidos todos ellos en el recopilatorio de su obra, The Jews and Medicine (1967). Friedenwald escribió: “There is no group of physicians whose lives make more interesting reading than the Spanish and Portuguese Marranos or Neo-Christians” (1967, 2: 497).

7. Murphey añade: “Some modern specialists are conscious of a growing technological gap between the Ottoman empire and the West starting in the seventeenth century. There are indications, however, that at least so far as the medical field –together with other realms of the applied as opposed to pure sciences- was concerned, a kind of international fraternity of health professionals emerged on an informal basis, and facilitated the timely exchange of new ideas and discoveries” (2002: 67).

8. La colección de manuscritos de Harry Friedenwald fue adquirida por la Jerusalem University and National Library (Richler 1994: 56-7). En el catálogo que el propio Friedenwald hizo de su colección no aparece referencia a esta obra s.v. Avicena (Friedenwald 1946: 44-45), quizá por que estando en judeoespañol no pudiera identificar su contenido.

9. Leon Franco, como es denominado en hebreo, es Lanfranco de Milán que escribió dos obras de cirugía muy apreciadas en la Edad Media, la Chirurgia parva, escrita en Lyon en 1295 y la Chirurgia magna escrita en 1296 probablemente en París. Fueron traducidas a varias lenguas europeas, alemán, francés e inglés y francés y español respectivamente, y en ambos casos a hebreo. Por el título hebreo “Libro de León Franco, el corto” deducimos que se trata de la traducción de la Chirurgia parva. Sobre las versiones hebreas véase Steinschneider 1893: 806.

10. Los símbolos utilizados en la edición en caracteres hebreos son los siguientes: la comilla simple (‘) cuando afecta a la pronunciación de la letra (por ej. פ (p) y ‘פ (f)) y doble comilla (“) cuando es una abreviatura. En el texto sólo hay una comilla simple en el margen superior izquierdo para ambos casos. Las anotaciones marginales van entre <cuñas> y entre [corchetes] cuando es una corrección del texto, generalmente reconstruyendo lo que suponemos que hay bajo una mancha. He incluido también texto entre (paréntesis) cuando un capítulo no tiene título pero su primera frase nos indica el tema del que trata. En la versión española, las palabras no españolas en el original van en cursiva y añado (heb.) cuando se trata de términos hebreos, siendo latín la otra lengua que aparece en el texto.

11. Tresladado en el original. Este término con el sentido de traducir o de poner por escrito se encuentra bien documentado en el español del s. XVI y en adelante. Vid. CORDE [19/11/2018]

12. Hay que señalar que el título de la fen primera del Libro primero: “fábrica del hombre” no coincide con el título en las versiones latina y hebrea que es “Sobre la definición de la medicina y sus objetos y las cosas naturales”. En las ediciones latinas de Venecia, 1490, 1515, 1608 se denomina: Deffinitione medicinæ & subiectis eius & rebus naturalibus. La expresión “fábrica del hombre”, recuerda al título de la obra de Andrés Vesalio (1514-1564) De humani corporis fabrica. En DETEMA el término “fábrica” aparece con el significado de forma, empleado en el s. XVI para referirse a un vaso y a un edificio (vol. 1:711).

13. La fen segunda en las ediciones latinas mencionadas en la nota anterior trata de Fen secunda est de divisione egritudinum & causarum & accidentium universalium anteriores. Las fiebres constituyen en el Canon un libro independiente, el Libro IV.

14. El título es más un listado de lo que entiende que abarca la fen IV, que una traducción de un título. En Venecia 1608 esta fen no tiene título, pasa directamente a los capítulos y en la versión del incunable Venecia 1490 es más genérico: De divisione modorum medicationis et egritudines universales.

15. Liber ספר, Capitulum פרק, Summa כלל, Doctrina למוד .

16. Sumus, ut bonus dicebat Cauliacensis, in collo gigantis , citado así por De Laurens, un profesor de Montpellier (Siraisi 2007: 276, n.38 ). En el texto: דישו גידו די קאאוליאקו קי שומוש קומו לוש ניינייוש פואישטוש אלוש קולוש די לוש גיגאנטיש (Dijo Guido de Cauliaco que somos como los niños puestos a los cuellos de los gigantes).

17. Guy de Chauliac fue un médico francés del s. XIII cuya fama, como podemos ver, se extiende a lo largo de los siglos. Estudió en la prestigiosa escuela de medicina Montpellier y en Bolonia. (Dumas 2005: 213-214)

18. Como curiosidad mencionar que entre los autores más recurrentes en esta obra bibliográfica se encuentra Amatus Lusitanus, conocido médico judío de familia de marranos del s.XVI, educado en Salamanca, que dejó Portugal por temor a la inquisición y viajó y ejerció la medicina por varios ciudades, para personas ilustres de la corte y la iglesia y entre otras ciudades estuvo en Salónica. Escribió un comentario parcial al Canon y conoció a quien fue uno de sus grandes comentadores, también judío, Jacob Mantino.

19. Liber Aphorismorum (Coxe 1846:451-53). Mencionado profusamente en la obra de Daniel de Ávila (Romeu Ferré 2014: 83).

20. Coxe 1846: 324 y ss. Daniel de Ávila Gallego también la cita con frecuencia (Romeu Ferré 2014: 83).

21. Según Haller esta carta se escribió en una época diferente a la de Hipócrates (Coxe 1846: 454-455). Daniel de Ávila Gallego también la cita, como Epíst’ a Crátiba, (Romeu Ferré 2014: 83).

22. Liber de medicamentis purgantibus, considerada una de las obras espúreas de Hipócrates (Coxe 1846:457). Daniel de Ávila Gallego también la cita como De medicinas purgativas, (Romeu Ferré 2014: 83).

23. De locis in homine, en la clasificación de Haller (Coxe 1846). Daniel de Ávila Gallego también la cita como De lugares en el ombre, (Romeu Ferré 2014: 83).

24. De venæsectione, Adversus Erasistratos (Coxe 1846: 636). Daniel de Ávila Gallego también la cita como Contra Erassist(rato), (Romeu Ferré 2014: 80).

25. Ars Tuendæ Sanitatis (Coxe 1846: 574-5). Daniel de Ávila Gallego también la cita como De conservar la salud, (Romeu Ferré 2014: 80).

26. De totius morbi temporibus (Coxe 1846: 589-90). Daniel de Ávila Gallego la cita como De los tiempos de enfermedad (De morborum temporibus) (Romeu Ferré 2014: 80).

27. Galeno fue autor de dos tratados sobre el tema, de aquí posiblemente el plural “libros”: De Crisibus (Coxe 1846: 616-618) y De diebus decretorii (Coxe 1846: 618-619). Daniel de Ávila Gallego también las cita con bastante frecuencia y con los nombres De crissis y De días decretorios (Romeu Ferré 2014: 80).

28. Hay muchas incógnitas sobre quien fue este autor, pero lo cierto es que fue bastante conocido. En el siglo XVI se hicieron varias ediciones de obras que se le atribuyen (Castiglioni 1946) y aparece citado en una obra impresa en 1678 escrita en español y latín por este Dionisio, que se declara médico de Felipe II (1527-1568): Practica y teorica de cyrugia. Friedenwald se refiere a un Dionisio como un médico portugués en la corte del rey Manuel (1469-1521) (Friedenwald 1939: 460-69).

29. A partir de aquí no hay títulos propiamente dichos sino que en cada capítulo se limita a repetir el número de día del que tratará.

30. “Various primary sources confirm that the majority of medical practitioners, including physicians, were organized in professional guilds between the sixteenth and the eighteenth century”. (Sayed Gadelrab 2010: 374). Más adelante, en las conclusiones, escribe: “Guilds were responsible for ensuring professional standards and promoting work values amongst the members of the craft, regardless of their religion, making use of local authorities such as the law courts, to verify their members’ credentials or prevent the unqualified from working. A further scrutiny of court records could well reveal even more important information about medical healers and the mechanisms of their guilds. The role of the guilds could also be regarded as paving the way for the professionalization of medicine in nineteenth-century Egypt. I hope that future studies will examine the roots of nineteenth-century medical reforms in the organization of the medical profession in Ottoman Egyptian society” (Sayed Gadelrab 2010: 386).

31. En el original prenusiar, que podría tener el sentido de pronunciar. Uso “exponer” por sugerencia del revisor anónimo, que agradezco.

32. Venecia 1608: Summa prima: doctrine tertie: fen secunde: est de pulsu cuius sun xix.capitula.

33. El Capítulo 12 comienza: “Galeno en el libro….”. El siguiente capítulo que aparece señalado como tal es el 17 que comienza: “Primeramente en general toda inflamación…”. No es posible aventurar el título del capítulo.

34. Afectado de pleuresía, que es: Inflamación de la pleura de la que hay muchas formas. DETEMA vol II: 1235 y 1234.

35. Afectado de tisis que es: Consunción general, y particularmente tuberculosis. DETEMA vol. II: 1556

36. Hética: enfermedad consuntiva gradual y lenta. Se relaciona frecuentemente con un tipo de fiebre, la fiebre hética. DETEMA vol. I: 821.

37. Inflamación del pulmón. DETEMA vol. II: 1296.

38. Letargia, Letargo, enfermedad caracterizada por un estado de insensibilidad y somnolencia profunda y prolongada. DETEMA vol. II, pp. 930-931

39. Afectado de Frenesí que es: Delirio, pérdida o alteración del conocimiento. DETEMA vol. I 748 y 747.

40. No he encontrado referencia a estos términos en el DETEMA ni en el Diálogo del Colorado (Romeu Ferré (2014) ni otras obras médicas en judeoespañol posteriores de mediados del s. XIX (Romeu Ferré 2010) o del XX (Albarral 2010).

41. No he encontrado referencia a estos términos en el DETEMA.

42. Afectado de parálisis que es: Enfermedad neurológica con alteración sensitiva o motora. DETEMA vol. II: 1172.

43. Enfermedad general, caracterizada principalmente por accesos repentinos con pérdida brusca del conocimiento y convulsiones. DETEMA vol. I: 634.

44. En DETEMA aparece morbo como enfermedad y una unidad pluriverbal, “morbo caduco” pero no morbo atónito. vol. II: 1066.

45. No he encontrado referencia a estos términos en el DETEMA.

46. Esquinancia. Enfermedad de a garganta que se manifiesta con inflamación e impide la respiración y el paso de la comida. DETEMA vol. I 677.

47. Enfermedad de los bronquios que provoca tos, sibilancia y ahogo. DETEMA vol. I: 162.

48. Aparece como unidad pluriverbal significando Mal de madre, estrangulamiento de la matriz. DETEMA vol. II: 1486.

49. Derrame o acumulación anormal del humor seroso en cualquiera cavidad del cuerpo, o su infiltración en el tejido celular. DETEMA vol. I: 822.

50. Enfermedad producida por la acumulación de pigmentos biliares en la sangre, y cuya señal exterior más perceptible es la amarillez de la piel, de las mucosas y de las secreciones. DETEMA vol. I: 857.

51. En Venecia 1608: Summa II. Doctrina III. Fen Secunda. De urina, & egestione, & est continens xiii cap.

52. Depósito o sedimentos. Forma atestiguada ypostasi. DETEMA vol. I: 832. Contiene este capítulo dos distinciones.

53. Contiene el capítulo cuatro distinciones.

54. Contiene el capítulo dos distinciones.

55. Cap. 3 De significationibus egistionis Venecia 1608: 160.

56. Contiene una Distinción sobre los provechos del sudor natural.

57. Contiene tres distinciones.

58. Diaforética. Enfermedad llamada también pasión cardiaca, caracterizada por una excesiva sudoración de todo el cuerpo. [DETEMA vol. I: 526] Contiene dos distinciones, la primera donde se declara como por flaqueza de una facultad puede nacer el sudor superfluo y la segunda de cómo la facultad por estar muy irritado causa sudor desmesurado.

59. Contiene dos distinciones, la primera donde se muestra de cuantas maneras se ha de atajar el sudor o con que remedios y la segunda de otros modos de atajar el sudor superfluo.

60. Contiene dos distinciones, en la primera menciona a las autoridades de Hipócrates, Galeno y Avicena y a “este autor moderno” y en ambas trata de las circunstancias en que deben usarse medicamentos por vía oral.

61. Abreviatura de זכור לחיי העולם הבא, que viva su memoria en el mundo venidero!

62. Esta forma “pelegrino” se usó en obras de finales del s. XV y con menos frecuencia en el s. XVI CORDE [30/09/2018]. El sentido es el de viajero, sin la connotación religiosa que suele acompañar al término.

63. “Sodicho” en el texto, término que en CORDE aparece una sola vez en una obra de 1402 [27/09/2018].

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.




eISSN 2340-2547 | ISSN. 1696-585X | Depósito legal: GR: 121-1959.

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported.